lunes, 9 de febrero de 2009

El Nuevo Orden Mundial

votar
Print Friendly and PDF
crisisDesde poco después de comenzar la crisis actual en la que el mundo occidental se encuentra, viene siendo habitual escuchar todo tipo de comentarios relacionados con este asunto. La mayoría de ellos catastrofistas y algunos, tal vez aprovechando la situación, pregonan que es el fin del capitalismo y que ya es hora de que El Estado tome el rumbo de las cosas. Que ya está bien. Parecen querer decir algunos.

Lo de asumir infalibilidad al Estado, es algo que por dogmático se parece más a una religión que otra cosa, aspecto sobre el que ya se ha hablado en algunos artículos anteriores. En el fondo, no hay ningún motivo para pensar que las personas que forman la estructura burocrática de un Estado, desde la cima hasta la base, no sean susceptibles de cometer algún fallo (incluso de cometer muchísimos fallos). Eso si, en los países donde un partido controla al Estado y no hay otro a quien echarle la culpa por que no hay más partidos, el Estado no se la va echar a si mismo. En conclusión: nadie tiene la culpa y siempre todo va bien. Si por otro lado, la ocupación del Estado es competida por más partidos, es fácil, la culpa siempre la tiene el otro. O si algo de lo anterior falla, siempre está el recurso de echarle la culpa por ejemplo, a los norteamericanos gringos, el terrorismo internacional, la Iglesia,… y también por supuesto, el capitalismo opresor, según el caso.

Echar la culpa a los demás es un recurso tremendamente utilizado en el ambiente laboral, al menos en el entorno que conozco, en España. Incluso me atrevería a decir que la auténtica habilidad de los mandos es la de saber echar la culpa a otros, pasar el marrón, como suele decirse muchas veces. Resulta curioso como esta práctica tan cotidiana, es también la principal estrategia geopolítica mundial.

En el ambiente laboral mencionado, las órdenes de la dirección se convierten en sentencias, cuyo perfecto y literal cumplimiento es proporcional al grado de lo pelota y sumiso del interfecto en cuestión, y que suele ser por regla general, extremadamente elevado. A causa de esta interpretación literal movida por el afán de cumplir, antes que el de comprender la intención que se pretendía transmitir con esas directrices, se presiona a todo el personal subalterno para que al menos, parezca que el objetivo se ha cumplido, quedando los auténticos problemas sin resolver, sobrellevados y convertidos en rutina hasta que el azar o algún trabajador con ganas de volver satisfecho a casa le da solución, siendo invisible para ojos de la dirección o colgándose cualquier otro la medalla. Esto en el mejor de los casos, en otros, los problemas sin resolver acaban por deteriorar de tal forma la situación que se acaba produciendo una crisis, abocando al sistema a replantearse el funcionamiento general, normalmente sin meditar sobre cómo se ha llegado a ese punto ¿le suena a alguien este escenario?.

Cuando los estudiosos gestaron las diversas teorías económicas del capitalismo, basadas en el mito del crecimiento económico ilimitado, solo los dogmáticos y los fanáticos podían pensar en una aplicación literal de estas teorías. Los trepas, los pelotas sumisos, son los que seguramente han posibilitado en la práctica que a lo largo de la Historia se aplique de forma literal este concepto, siendo seguramente un factor importante en la causa de enormes crisis como las del 29, o la que ahora estamos inmersos. Es fácil imaginarse el revuelo y la alegría que produciría en algunas juntas directivas el comprobar como los ingresos aumentaban los primeros años de aplicar el concepto de hipotecas subprime. Alguno que se le ocurriera decir: oye, que esto no está muy claro, sería relegado al ostracismo, fuera de la nueva corriente de éxito de la empresa.

Los modelos utilizados en las teorías, de cualquier ámbito, solo son válidos dentro de unas condiciones determinadas, y siempre asumiendo tales modelos como idealizaciones de la realidad, es decir, que no existen. En estos modelos, se asume un entorno legal homogéneo, o por lo menos, no se tienen en cuenta diferentes marcos legales, y por supuesto los recursos no son en absoluto ilimitados. Los avances científicos tienen un límite y desde luego no se realizan al mismo ritmo. Por lo tanto, su dogmática y neoliberal aplicación al entorno global, sin preocuparse de las distintas repercusiones que los diferentes marcos legales pueden causar, o simplemente por la inexistencia de un marco legal internacional adecuado, representa un riesgo y una irresponsabilidad que solo se entiende por los beneficios logrados a corto plazo, a costa de llevarse las empresas de países con entornos laborales protegidos, a otros en donde las regulaciones laborales apenas existen y la explotación al trabajador es notoria, degradando a corto plazo la calidad del trabajo globalmente y quedando un panorama nada halagüeño a largo plazo, de seguir la tendencia. Pero claro, nada como una fuerte crisis como la actual para que las empresas ya no tengan que buscar fuera, mano de obra de bajo coste.

No solo en el ámbito laboral, económico o político, se dan casos del ansia por satisfacer a los mandos aplicando a rajatabla sus directrices sin ni tan siquiera intentar entenderlas. La misma Iglesia Católica ha pedido perdón por sus graves errores cometidos en el pasado por aplicar de forma literal unas escrituras de más de mil quinientos años de antigüedad, en la época a la que nos referimos.

Si tiene que venir un Nuevo Orden Mundial, y no se desea cometer de nuevo otra vez los mismos errores, tendrá que ser uno en el que la insolencia y la independencia de criterio, el cuestionamiento natural y argumentado de las ordenes vengan de donde vengan, siempre y cuando las circunstancias lo permitan, sea habitual.

Habrá que definir, esta vez bien, las relaciones entre los diferentes escalafones de las jerarquías, allá donde estas sean necesarias. Esta si que sería una verdadera revolución.

votar

23 comentarios:

  1. Lino, habría que eliminar los radicalismos egoístas en todos los ámbitos, y eso, creo que no va a suceder. Tenemos un mundo chungo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Pocomancha.

    Si es verdad, pero creo que empezando por ese pelotismo, sustituyéndolo por un fomento de las personas a razonar lo que hacen, el siguiente paso que sería ir a por los fanatismos estaría ya hecho.

    Alguien podrá decir, ¿y el que no sabe razonar? pues habría que buscar alguna solución digna, está claro, pero siempre y cuando fuera distinta que la de tenerlos de políticos, como los de ahora. ;-)

    Saludos y gracias por la visita

    ResponderEliminar
  3. Hola Lino, interesante artículo.

    Pero no veo salida viable al problema que explicas. En nuestra sociedad la discrepancia está mal vista, aunque sea constructiva o respetuosa. Disentir de los criterios generales o cuestionar lo propio le vale a cualquiera la consideración de "enemigo oficial".

    En cambio, esa complacencia y conformismo que denuncias me parece que está más a la orden del día que nunca. Y enfrentarse a ella, ¿es posible?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Hola Javier, gracias.

    No hay salida porque no hay un número crítico (mínimo suficiente) de personas que pensamos de forma similar y que esté organizada, como para que en un momento dado pueda inclinar la balanza. Pero si no se denuncia, jamás se llegará a esa situación.

    Enfrentarse a la complacencia de los demás no creo que sea productivo, más bien hay que fomentar la idea de que cada uno ha de enfrentarse a su propia complacencia, y si, claro que esto es posible.

    ¿Como hacer que la gente lo haga? lamentablemente solo se me ocurre tener un blog y escribir un artículo sobre ello. Que cada uno que lo lea se construya su solución, al menos estará pensando sobre ello, lo que ya es mucho, incluso puede que lo sea todo.

    Esa complacencia es también esperar a que nos solucionen la papeleta, esperar la llegada de un «salvapatrias». Y este es precisamente el problema.

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  5. Estoy completamente de acuerdo especialmente con tu último párrafo. La idea generalizada de que el mundo rueda solo y que ya vendrá alguien a solucionar las cosas es un grave problema.

    Por lo demás estoy también de acuerdo. En lo bueno porque creo como tú que puede intentarse el que cada uno se enfrente a sus propias convicciones y dogmas, no ya porque sean erróneas sino por el simple hecho de animarle a planteárselo, a creer las cosas por algo y no porque sí.

    También de acuerdo en lo malo porque soy pesimista al respecto y creo que es poco lo que se puede hacer para ello, como dices tener un blog e intentar que la idea no se pierda entre la avalancha de información que inunda la red.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Creo que es una cuestión cultural. La gente actúa la mayoría de las veces aplicando lo que ha aprendido. Es evidente que no se ha aprendido bien en el mundo en general, y en concreto en España, menos todavía.

    No se trata de imponer, sino de educar desde el razonamiento.

    Y otra cosa. Es cierto que la avalancha de información en la red hace que se pierdan nuestros efuerzos como gotas de agua en el mar. Pero para que no ocurra eso y para que poco a poco, nos conozcamos y sepamos donde están los demás que creemos en la democracia, y para aunar ideas, exponer soluciones e indicar los problemas, unos cuantos ciudadanos creamos CiuDem, con la esperanza de que todas esas gotas sean alguna vez, un rio caudaloso.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Lo que está claro es que esta no es una crisis económica, ni muchísimo menos, es una crisis de valores en toda regla.

    Una crisis que ha demostrado (una vez más) la codicia y la envidia de quienes gobiernan nuestras vidas. La codicia y la envida que rebonsan en esta sociedad tan material, tan estúpida.

    ResponderEliminar
  8. El ser humano está cargado de defectos, son inerentes a nuestra condición. El problema veo que es, cuando dejamos que nos dominen.

    Entiendo que los empresarios tengan codicia a la hora de ganar dinero. De eso se trata y por eso el mercado libre es una utopía. Hay regulaciones, deben haberlas y siempre las habrá: de horarios de trabajadores, de servicios, hay normas, convenios, etc.

    Lo que no entiendo es hacer de eso un fin en si mismo. Esos empresarios que son, eso, empresarios, pero ¿de qué? Da igual, de lo que sea mientras se gane dinero. Si es ilegal en este País, pues nos vamos a otro por que ganamos más y más, no importa que tuvieramos de sobra por arriba de la cabeza, hay que ganar más cada año, y más, y más.... como sea.

    No confundir con buscar nuevos mercados y nuevos clientes, la cuestión esté en ese «como sea». Es necesario matizarlo y darle un poquito de sentido común.

    Saludos y gracias por la visita.

    ResponderEliminar
  9. Lino, os deseo mucha suerte con la plataforma, pero aunque la leo habitualmente, nunca me he atrevido a participar en un movimiento de este tipo.

    A mí personalmente me da miedo, en esta clase de iniciativas, que termine convirtiéndose simplemente en un altavoz para expresar opiniones políticas.

    Creo que vuestra intención es realizar una denuncia de los problemas estructurales de nuestro sistema actual, y sinceramente, ¡ojalá tengáis éxito! La sociedad necesita un análisis distinto al que hacen los grandes medios y, sobre todo, los partidos políticos.

    Os deseo los mejores resultados para esta inciativa.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Gracias Javier

    La suerte que nos dedicas no será nuestra, ya que no queremos nada para nosotros, y como grupo lo que se desea es para todos.

    Es verdad que hay gente que busca seguramente proyectarse políticamente, pero esto no deja de ser algo totalmente normal, pues no se pueden controlar lo que libremente dice cada uno. Por contra, si no se participa es cuando la voz propia, uno mismo se la calla.

    Respecto a lo de altavoz, de momento, nadie habla por el grupo, y nadie realiza declaraciones en nombre del grupo más que para decir que se defiende la democracia. Así que si sirve como altavoz político, lo hace de la misma forma que cualquier otro.

    Para evitar cualquier control indebido, el acceso a la administración del blog es compartido por todos. El blog no es de nadie y la participación en voluntaria, esto es que se puede dejar de participar en cualquier momento. No se prohibe, que sería lo tradicional, sino que se comparte la propiedad del blog. ¿Tiene riesgos? Si, el de que sea tomado por alguien bloqueando el acceso. Y entonces se denunciaría, dejaríamos de participar y habría que mudarse a otra dirección.

    El concepto es que la democracia la llevamos los ciudadanos con nosotros, no depende de «alguien». Cada uno participa cuando y como cree conveniente y se busca el punto común que defina un sistema democrático, donde tiene cabida cualquier idea que respete a la de los demás, a la vez que defiende la suya.

    El problema es que por ese miedo que se tiene a participar en algo que no sea otra cosa que favorecer los intereses particulares de alguien, y por el cual repudio de los partidos políticos, los ciudadanos acabamos no haciendo nada de nada.

    Y lo peor es que, queramos o no, todos los días estamos contribuyendo a esta enorme mentira de sistema político que tenemos.

    No te preocupes, ya que por motivos personales, seguiré estando ahí, pero estoy deseando meterme a fondo con otras cosas más satisfactorias que ver como nos vamos al garete.

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Desde luego está muy bien planteado. No obstante, cuando digo que nunca me atrevo a participar, es porque yo, personalmente, no sabría ofrecer ninguna acción concreta, nada útil a nivel real.

    Siempre que he participado en algún proyecto comunitario, al final me he limitado a publicar mis artículos utilizando la plataforma, como un medio de difusión más; lo cual no deja de ser egoísta.

    Lo que no entiendo es lo que comentas al final: ¿tienes algún otro proyecto en mente o lo dices por Ciudem?

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. No. Verás, con todo este rollo, estoy descuidando mis aficiones personales, es una carga de trabajo que hago a gusto, pero que no puedo llevar permanentemente. He participado montando blogs, widgets, e historias de estas, comentando, dando ideas, pero uno acaba hasta el gorro de estrellarse contra lo mismo: la confusión mental y la ignoracia política a la que nos han sometido desde hace siglos en España.

    Pero no es lo mío. Lo mio es la Ciencia Ficción, las películas, libros, etc. Tengo una afición casi perdida que es la de dibujar.

    Que ya está bien. Que la gente quiere que Garzón, ZP, y compañía, dominen el gobierno, la rama judicial, etc. Que quieren eliminar a la oposición, difamando, desacreditando, sacando trapos sucios que todos tenemos, pero sin ofrecer soluciones para que no vuelva a ocurrir, excepto claro, seguir ellos en el poder.

    No, lo siento. Que paren el mundo que yo me bajo. Se acabó de perder el tiempo. Me dedico a lo mio y a prepararme para lo que va a venir, que a buen seguro va a ser gordo, muy gordo. Hoy es el PP, mañana será la Iglesía, y luego será cualquier otro que se le ponga por delante, la Asociación de Víctimas del Terrorismo, cualquiera que discuta sus directrices o signifique una competencia para poder estar en el poder. Sacaran cualquier defecto y te echaran a la plaza publica, a que los cerriles sectarios te apedreen. Cojonudo.

    ¿Pesimista? también lo eran los que decían que había crisis.

    ResponderEliminar
  13. La verdad Lino me dejas muerto. ¿Significa esto que nos quedamos sin tus artículos? La verdad espero que no.

    No me acabo de aclarar si el problema que señalas es, en tu opinión, única y exclusivamente el estropicio que ZP pueda estar haciendo desde La Moncloa, o el estropicio que es nuestro sistema en general.

    Si es lo primero, la verdad no tiene solución. Durará hasta que cambie el turno y el estropicio lo haga el PP... y si es lo segundo... bueno, remodelar el sistema creo que es tarea casi imposible.

    Aun así, no hay para desfallecer. Aprovechemos las posibilidades que internet nos da para difundir opiniones nuevas e ideas; yo, desde que tengo el blog, he descubierto pensamientos que ni por asomo creí que pudieran existir en España.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Me ha faltado añadir que no dejo de comprender tu hartazgo. Realizar una labor cívica de modo altruista es casi caritativo, en el sentido que no sólo pocos agradecimientos recibirás, sino que poca gente sabrá que eres responsable de que las cosas mejoran si lo consigues.

    ResponderEliminar
  15. Gracias Javier por tu preocupación y tu consideración.

    Lo cierto es que la idea era ir dejando este blog paulatinamente. La actualidad no me interesa, ya que no me va a extrañar ningún desastre que ocurra. Ya conozco los motivos y los porqués.

    Mi preocupación es el estropicio que ZP y compañía está haciendo, gracias a que con este sistema político igualmente desastroso se utiliza el voto para luego pactar con quien le convenga, sin atenerse a ningún criterio de representatividad ni democrático. El resultado es que los partidos actúan por puro interés... partidista, como no podía ser de otra forma.

    Entonces, la solución no es ir contra el PSOE, aunque sea necesario denunciar sus abusos para mostrar lo nefasto del sistema. Si fuera otro el que estuviera en el gobierno el criterio sería el mismo.

    Es habitual que cuando alguien se mete con el PSOE, naturalmente para las mentes bipolares la única explicación es porque eres del PP. Ya se que no es tu caso, pero así, los hay a montón. Es cansino y desesperanzador.

    Me parece muy bien que se denuncien los casos de corrupción que puedan haber en el PP, pero para empezar:

    1- De momento, son supuestos.

    2- No podía haber otro momento que el de las elecciones vascas y gallegas.

    3- No podía haber otro momento que el de una enorme crisis, para así tapar su incapacidad para hacerle frente.

    4- Y todo esta pulcritud legal de Garzón, mientras ocurren barbaridades por dejar salir a presos de la cárcel, o mientras se altera la convivencia en otras comunidades hasta el punto que los propios ciudadanos han de ir con mazas a hacer justicia. Bien, bien, que sigan así.

    5- Y claro, si ocurre todo esto, no es porque sea el PP necesariamente, el PSOE también hizo de las suyas y está haciendo en Andalucía y otras, pero claro, Garzón... ya se sabe, solo mira donde le interesa políticamente, aunque sea para su beneficio político, porque lo que está haciendo, sea independiente o no, es política partidista, no justicia.

    6- Nadie propone las reformas para que el poder y por lo tanto, la tentación de corrupción sea menor o nula, o para que el poder está más limitado o repartido entre más representantes, o regulado mejor por la sociedad civil. Nadie lo propone porque saben que si tumban a estos, luego van ellos, a hacer lo mismo: más corrupción.

    Sobre este blog, tengo algunos monográficos pendientes, y un par de cosillas más que me gustaría explicar y dar a conocer, antes de dedicarme a otras cosas.

    No obstante, justo al mismo tiempo que escribía mi anterior comentario, se estaba gestando una iniciativa en CiuDem que ya veremos si los compañeros demuestran su valor democrático, porque tiene buena pinta.

    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Excelente articulo!!!, es de los muy pocos que he leido que hace un esfuerzo para desvelar la realidad que esta oculta por el manto del egoísmo humano. El manto esta finamente bordado y luce hermosos colores de nacionalismo, religión, política, economía, relaciones sociales y humanas.

    ResponderEliminar
  17. Hola Mara, muchísimas gracias.

    He visto tu blog, y me parece un remanso agradable de sentido común. Una pequeña maravilla.

    Por cierto, resulta sorprendente la coincidencia de ideas con tu artículo sobre la concepción del estado y los sistémas económicos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  18. La verdad Lino me apena lo que dices. Los artículos de tu blog tienen una calidad analítica bastante rara de encontrar, será una pérdida dejar de leerlos.

    Aunque comprendo lo que dices. Es muy difícil hacer una crítica a los problemas de nuestro sistema y que la gente lo entienda. Quiero decir, que lo entienda sin pensar que estás "del otro lado", por decirlo de una manera.

    A mí me es más fácil porque mi blog es un simple blog de opinión. Pero entiendo que pretender una acción real y elaborada es mucho más complicado y seguramente frustrante.

    Respecto a lo de la trama de corrupción, básicamente estoy de acuerdo contigo. Pero cuando lo critiqué en mi blog fue porque rechazo la postura del PP. El PP esgrime el argumento de que todo es una conspiración no para defender la independencia judicial en este país, sino para defender a sus peces gordos manchados. A ellos les interesa este sistema porque cuando les toca el turno les conviene. Me hubiera gustado que expulsaran a sus cargos implicados y que dijesen: vamos a sentarnos a cambiar este sistema comprado. No que lo censuren cuando los encausados son ellos...
    Aunque supongo que cambiando PP por PSOE el párrafo no varía en absoluto.

    ¿Dónde puedo leer la iniciativa de que me hablas en CiuDem? Estoy interesado.

    En fin, ya te digo que me gustaría seguir leyendo tus análisis; aunque si podemos seguir leyéndote con asuididad en El fin de la Eternidad el cambio será en cierto modo bienvenido por muchos de tus lectores.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Es cierto, nos quieren imponer un Nuevo Orden Mundial.
    Van a provacar una gran crisis económica, política y social para que estalle la Tecera Guerra Mundial.

    ResponderEliminar
  20. Precisamente Lino, esto que comentas es una de las virtudes de tu blog. El hecho de ser un blog que presenta los hechos basándose en datos y no en una opinión personal.

    No obstante, insisto en lo que te dije y lo que tú también comentas. Por muy bien que lo hagas es prácticamente imposible que no acabe siendo demonizado por uno u otro lado que te considere "enemigo".

    En lo que se refiere a tu apreciación sobre el problema de nuestro sistema, estoy de acuerdo contigo. Basar la gestión pública en partidos que funcionan como empresas privadas, que a su vez administran el país como si fuese una empresa y comercian con los votos a modo de mercancía, contando además con un sistema judicial a servicio de quien gobierna, hace que quitando la libertad de expresión este sistema tenga poco de democrático.

    Todavía no sé qué podemos hacer nosotros para cambiarlo. Por lo pronto, iré pasándome más a menudo por CiuDem, tal vez me decida a participar.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  21. Javier, yo no habría explicado mejor ni en menor espacio, ese análisis del sistema de partidos.

    En cuanto a participar en CiuDem, si difundes esa comprensión del problema del sistema de partidos que has alcanzado, y que partiendo de esa base analizas los problemas que tiene la sociedad española, comprobando como tienen su origen en ella, y difundiendo las conclusiones, ya estarás realizando una enorme labor por la democracia.

    Gracias y saludos

    ResponderEliminar
  22. Gracias Lino. Pensaré en ello detenidamente e intentaré hacer mis propias exposiciones, difundirlas por la red. Me uno a la labor de divulgación. Supongo que será duro porque, ¿mucha gente lo leerá? Y más importante que eso, los que lo lean, ¿le darán importancia? Tal vez sólo uno o dos lo hagan, pero Roma no se hizo en un día, supongo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. Un artículo a mi parecer bastante relacionado aquí.

    ResponderEliminar

Sólo son permitidos los comentarios identificados. Le rogamos se identifique con algunas de las posibilidades que el sistema le ofrece.

Gracias y bienvenidos.

Lino (Información y realidad)
(cualeslarealidad@gmail.com)
(Seguir al autor en Twitter)