viernes, 14 de abril de 2006

La Ley y el Idioma Valenciano

votar
Print Friendly and PDF
Mientras la actualidad española transcurre por otros derroteros, en la Comunidad Valenciana se siguen con viejas reivindicaciones para unos, estratagemas políticas para otros (o ambas cosas). En este enlace, el texto de una reciente resolución del Tribunal Supremo, según nos cuenta La Vanguardia en su versión de pago (para ver alguna fuente original más, aquí). Lo primero a considerar, sería quien es el Tribunal Supremo para decidir en términos lingüísticos, y sobre todo, para eliminar el derecho de los valencianos como pueblo, a decidir a través de sus instituciones políticas, cómo gestionar su patrimonio cultural:

Según la sentencia del Supremo, de la que ha sido ponente el magistrado Nicolás Maurandi Guillén, la parte demandada, la Generalitat Valenciana, no ha justificado por qué ha establecido titulaciones distintas, no equiparables ni convalidables, para unas variedades (catalán, valenciano, balear) de un "mismo sistema lingüístico". "La justificación no se ha aportado y, además, esa supresión (la no convalidación establecida por la Generalitat Valenciana) resulta contradictoria con las soluciones presentes en la normativa de educación del Estado. Así, la titulación académica de mayor rango, la de licenciado en Filología Catalana, otorga equivalencia para su obtención a los estudios que se hayan cursado tanto sobre catalán como sobre valenciano", indica. En este sentido, recuerda que la normativa del Estado "evidencia que las titulaciones académicas sobre materia lingüística están configuradas sobre sistemas lingüísticos y no sobre variedades pertenecientes a un mismo sistema".

Entonces, ¿por que la titulación de Filología catalana tiene mayor rango, siendo una de sus variedades?, ¿quién le otorga este privilegio? Es curioso que, en el resto del texto, en todo momento se pronuncian admitiendo la existencia de las tres variedades y no llamando a todo el conjunto catalán, en ningúna ocasión, salvo en esta.
Así que la sentencia simplemente anula una orden no por falta de razón, sino por que asumen que el catalán tiene mayor rango que el resto de variantes, dejando las cosas como estaban, que era presumiblemente el motivo de la no convalidación de las titulaciones, o podría serlo.
Lo que está claro, es que el titular de la noticia es algo confuso, ya que, si bien observan que son la misma lengua, reconocen que son distintas variantes, sin embargo, una variante incluye a la otra (¿?)

"No parece demasiado convincente que en una certificación administrativa, cuya finalidad es facilitar en la lengua valenciana la comunicación del ciudadano con la Administración pública, se exija un nivel de especialización mucho más intenso que el requerido para la enseñanza y la investigación universitaria", explica la sentencia

Naturalmente, por el hecho de ser el Tribunal Supremo no le exime de decir tonterias como la indicada. ¿Nivel de especialización el conocer la variedad del valenciano? ¡¡¡¡Pero si es nuestra propia lengua!!!
Por otro lado, conocer el catalán estandar (sic) ¿para que puede valer en la C. Valenciana, más que el valenciano autóctono?
Además, en la comunidad universitaria y en base a su condición de independencia y libertad de catedra, pueden seguir los criterios que crean convenientes, no necesariamente concordantes con el sentir ciudadano, más que el de los representantes políticos (es decir, aún suponiendo que estos últimos no representen a los ciudadanos, la comunidad universitaria menos todavía puede otorgarse ese concepto).
Se podrá vencer en un juicio (en un matiz del problema tan solo), pero no convencer.

"Al no tener una solución normativa ha de ser considerado como un problema ajeno al Derecho", indica el Supremo, que se basa en las definiciones que ha dado la Real Academia Española al vocablo "valenciano" en sus ediciones de 1985 y 1995. En ambas definiciones se dice que que esta lengua es una variedad del catalán que se usa en gran parte del antiguo Reino de Valencia."

Ahora hablámos claro. Problema ajeno al derecho, así que todo lo anterior se resume en esta frase. Pero lo mejor de todo es lo siguiente:
- Se basa en la definición del diccionario de la RAE, que no es una entidad linguística propiamente dicha. Es decir, la RAE, recoge los significados de los terminos, pero no los impone, lo que hoy tiene una acepción, puede tener otra mañana.
- Y lo más llamativo, se omite sorprendentemente la segunda parte de la definición de la RAE:

5. m. Variedad del catalán, que se usa en gran parte del antiguo reino de Valencia y se siente allí comúnmente como lengua propia.

Es evidente que con esta descripción quisieron contentar ambas partes. Cada una coge la que le interesa según el momento, por lo visto.

"Las diferentes hablas de todos estos territorios constituyen una lengua, un mismo sistema lingüístico", señala el acuerdo, que añade: "En España hay dos denominaciones igualmente legales para designar esta lengua: la de valenciano y la de catalán". Esta opinión de la Academia valenciana es, según el Supremo, "coincidente con la ya manifestada por otras instituciones de parecida naturaleza".

Actualización (15/04/2006) Ahora se contradice, afirmando la igualdad de denominaciones, en base a la documentación disponible, pero admitiendo al mismo tiempo la prioridad de una de ellas. Naturalmente, como el mismo tribunal admite, este problema les supera.

¿Cuál es la realidad?
Por motivos de sospechoso origen, en el marco de las titulaciones estatales no existe la Filología Valenciana, supeditandola, bajo criterios igualmente inciertos e inquietantes a la Filología Catalana, asignando este nombre a todas las lenguas habladas en las comunidades pertenencientes a la antigua Corona de Aragón, imponiendola de esta forma y aduciendo motivos científicos completamente falsos ya en su base, en cuanto a la denominación de la lengua.

A partir de aquí, tampoco existe ninguna obligación de los valencianos de supeditarnos ni, tan siquiera, de tener que llegar a un acuerdo con otras comunidades para establecer criterios lingüísticos, sobre todo si este intento conlleva un menosprecio e imposición de denominaciones y formas de entender la lengua, al contrario de como se realiza en el mundo de habla hispana donde cada país tiene su propia academia independiente que preserva su patrimonio cultural lingüístico, a la vez que enriquece el común. Según la Declaración Universal de los Derechos de los Pueblos: (nunca antepuestos a los Derechos Humanos)

Sección IV. Derecho a la cultura.
Artículo 13.
Todo pueblo tiene el derecho de hablar su propia lengua, de preservar y desarrollar su propia cultura, contribuyendo así a enriquecer la cultura de la humanidad.
Artículo 14.
Todo pueblo tiene derecho a sus riquezas artísticas, históricas y culturales.
Artículo 15.
Todo pueblo tiene derecho a que no se le imponga una cultura extranjera.

Y ahora, que alguien me diga cuando Cataluña y C. Valenciana han sido un mismo pueblo (antes por supuestos de los Paises Catalanes) y en cualquier caso, ¿quien le da autoridad a Cataluña para encabezar e imponer, sobre los territorios de la antigua Corona de Aragón? Por lo visto, los mismos que mientras negocian con grupos políticos secesionistas o nacionalistas, o con grupos pro-terroristas, cediendo continuamente ante sus pretensiones, niegan al pueblo valenciano algo mucho más fundamental, como es el respeto a su história, a su patrimonio cultural, y a evolucionar con el, tal y como se ha venido haciendo desde hace siglos.

En fin, más de lo mismo.

Actualización :
Artículo en LEVANTE-EMV (no disponible 23-09-2007)
Texto de la resolución en formato Wiki.
(volver dentro del texto)

votar

8 comentarios:

  1. Gracias Linus por haberme enlazado, yo también lo acabo de hacer. No conozco bien el tema sobre el que hablas en este post pero tu argumentación es irrefutable. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. De verdad que te agradezco tus palabras, así como tu enlace, ya que a veces no sé si voy por el camino adecuado y estos agradecimientos y reconocimientos me ayudan, y mucho. Gracias y enhorabuena a tí también por tu trabajo en la bitácora, entre otras cosas, ya que el tema tratado en ella pienso que es sencillamente fundamental, por ayudar a difundir la necesaria cultura democrática de la que carecemos (yo el primero, ya que un día en un foro, me encontré con que realmente no sabía con la suficiente exactitud de qué trataba un sistema democrático) hasta el punto de pensar que mi bitácora debería tratar también (o en lugar del actual) de ese tema (puse una entrada sólo para referenciarlo muy básicamente). Afortunadamente, he encontrado varias que, junto con la tuya sobre todo, me tranquilizan.
    Gracias y un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Me pasa muchas veces, supongo que a vosotros tambien, que los catalanistas copian en catalán frases de los textos, en valenciano, en los que defiendo que el valenciano no es catalán. Y es cierto, muchisimas veces las diferencias entre las dos lenguas son minimas e incluso inexistentes si el texto es corto. Esto pasa por escrito y es en esas ocasiones en las que me doy cuenta, mas si cabe, de lo importante que es tener una ortografia propia y de lo fundamental que es para nuestra supervivencia remarcar las diferencias que tenemos y hacer de esas diferencias prioridad en nuestra forma de expresarnos, lo que conseguimos facilmente reproduciendo con fidelidad nuestra fonetica.
    Pero no es esto lo que queria desarrollar, Escribo esto porque estoy harto de esa tecnica de los catalanistas en remarcar las similitudes entre el valenciano y el catalán y de que siendo estas obvias, las utilicen para decir que son la misma lengua. Tengo que deciros que esa es una actitud fascista, porque arguir la semejanza entre las dos lenguas para negar su diversidad es un reduccionismo retrogrado y por tanto fascista. Por lo tanto la sentencia del tribunal supremo español y todas las sentencias que reduzcan el valenciano al catalán son producto del fascismo.
    Esta guerra que nos está haciendo librar el catalanismo les pasará factura historicamente y el catalanismo quedará desacreditado como movimiento positivo para la civilización y su derrota significará para los valencianos un motivo de orgullo y cohesión. Palabra de blavero, palabra de honor.

    ResponderEliminar
  4. Estimado amigo de Alerta i accio, la cuestión no es si es una lengua distinta o no, desde un punto de vista lingüístico, la cuestión es quién es el dueño.
    La Corona de Aragón no ejerció una política lingüística que cohesionara las lenguas, dejó a cada pueblo bajo mandato del trono de la Corona de Aragón sus propias leyes y su propia identidad, sin perjuicio de que se sintiera toda la afinidad que se deseara, sin imposiciones.
    Esta política lingüística si que existió en la Corona de Castilla con Alfonso X El Sabio, y más tarde, en la Corona Española tras los Decretos de Nueva Planta y la creación de la RAE. Es verdad que en esta última ocasión se impuso el castellano como lengua oficial española (lengua que ya se había extendido por todo el mundo), pero no sustituyó al valenciano. Sin manifestar mi opinión sobre esto, la cuestión es que es un hecho histórico, y entiendo que se hizo por que se pensó que era lo mejor, y sin pretender acabar con ningún idioma.
    Los teoricos catalanistas, efectuando un revisionismo histórico colosal, pretenden reproducir esta situación con la diferencia de que los motivos son distintos ya que, mientras que los dirigentes españoles de entonces no pretendían crear una nación (política) española que ya existía, más que la de uniformizar los actos oficiales; los catalanistas pretender crear una nación étnica basada en la lengua reproduciendo esa política lingüística que no se hizo en su día (Franco si que pretendió crear una nación étnica española basada en el español, al que ahora imitan igualmente los catalanistas), por ninguno de los responsables y máximos dirigentes comúnes que tuvimos catalanes y valencianos: trono de la Corona de Aragón, trono de las coronas de Aragón y Castilla (de las Españas o Española con Carlos I), y final y definitivamente, el trono de la Corona Española, además de pretender sustituir o apropiarse del valenciano.
    En definitiva, pretender asumir el derecho y propiedad de la cultura de las comunidades de la antigua Corona de Aragón, eliminando en lo posible todo aspecto cultural que no sea conveniente, así como ignorar las fronteras políticas, culturales e históricas que existen desde hace siglos. Como esto es una barbaridad, pretenden legitimarse desacreditando la colonización española de América, vertiendo falsedades sobre la guerra de sucesión española (guerras carlistas), acusando al gobierno español de entonces de lo que los catalanistas están planeando hacer ahora, con alevosía y premeditación.
    Por lo tanto, lo legitimo hoy en día, y según la constitución de 1978 (por citar la ley más próxima), es que los valencianos somos los dueños de nuestro patrimonio y de nuestra lengua. Desde este punto de vista, el valenciano es políticamente una lengua, si no distinta, seguro que al menos independiente del catalán, y así es como han surgido todas las lenguas europeas, fruto de la afinidad, la soberania cultural de los pueblos y necesariamente en ocasiones, de la acción cohesionadora de los gobernantes (en Italia, Alemania, Francia, etc.). No sé si es necesario que forzadamente se búsque la diferencia con la lengua catalana, lo que si sé es que estos parecidos y diferencias han de ser acordados y respetando las identidades culturales de cada pueblo.

    arguir la semejanza entre las dos lenguas para negar su diversidad es un reduccionismo retrogrado y por tanto fascista
    En este aspecto es donde tengo realmente afinidad con tu opinión, y es a lo que me refería. No sé si llega a fascista, pero si se niega parte de esa diversidad en favor de la otra, sin tener poder político legitimo para ello según las leyes del momento, es imposición, latrocinio cultural o imperialismo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Paquito Camps esta fent un mal increïble a la llengua valenciana. Es un catalaniste redomat, espere que la gent es done conter de les seues mentires i de que a la llarga Coalicio Valenciana acabe menjant-se al PP.

    ResponderEliminar
  6. Ferrer, no es per defendre a Camps, pero crec que la acusacio de catalaniste es massa.

    La meua opinio es que no pot fer mes perque depend de la direccio central del seu partit, i este te que fer acords en els catalanistes, o els tindra que fer cuand este. I aixi mos va.

    Tampoc vuilg fer politica, el que esta clar es que cuand el catalanisme es pase d'una linia (ja aplegara), ja vorem com respond el poble valencia. Vuilg dir que de moment la cossa es manten, encara que crec que la voluntat del nostre poble crec que es clara. Mosatros som aixi, que le tenim que fer.

    ResponderEliminar
  7. he trobat esta pagina per casualitat, enhorabona per l'argumentacio... lo que mes me preocupa son atres coses, i es que una persona com un que defen l'identitat de l'idioma valencià tinga una resposta plena de faltes en la llengua que tant es defen.
    eixemple (resposta a ferrer): "cuand" "ja" "vuilg" i tantes atres coses, per favor cuideu l'ortografia segons les normes de la RACV si no, tota eixa argumentacio no servix de res. Sigam coherents.

    ResponderEliminar
  8. Estimado vlc74, en primer lugar, gracias por la visita y por el comentario.

    He decidido hablar en Español, por dos motivos, uno porque la considero mi lengua tanto cómo el valenciano, y otra por los inconvenientes que apuntas sobre las faltas de ortografía. Aunque simpátizo básicamente contigo por defender nuestro derecho a mantener nuestra cultura, tengo varios argumentos en contra:

    - No defiendo específicamente nuestra lengua, sino las argumentaciones falaces en general. Más aún si es en contra de nuestra cultura, pero no cómo principal motivo.

    - He estado revisando la normativa de la RACV, y con todos mis respetos, no es seria. Da la sensación que se ha confeccionado por el mismo motivo que la catalana, pero cambiando el castellano o español, por la normativa catalana. Se repite el mismo error, es decir, no se avienen a criterios lingüísticos, sino a políticos, para diferenciarse todo lo posible de la normativa actual, basada en las Normas de Castellón, con las que tampoco estoy de acuerdo.

    Es decir, hace falta que, al igual que se sentaron en el 1932 catalanes y valencianos para confeccionar una norma (todos sabemos ahora que aquello era un engaño con pretensiones nacionalistas), se sienten ahora los que defienden las diferentes normas (del 32 y las del Puig o las de la RACV), y confeccionan algo más serio y representativo. La gente no sabe de filología, pero los niños que van al cole y no entienden lo que les habla el profe, comprenden la diferencia. O sea que se podría considerar un referendum tras un tiempo de prueba, o lo que se estime necesario para que la gente pueda decidir.

    Mientras tanto haré lo que todo el mundo. Lo que me de la gana.

    Saludos

    ResponderEliminar

Sólo son permitidos los comentarios identificados. Le rogamos se identifique con algunas de las posibilidades que el sistema le ofrece.

Gracias y bienvenidos.

Lino (Información y realidad)
(cualeslarealidad@gmail.com)
(Seguir al autor en Twitter)